Beirut King

17
May
Siete Especias libanesas

La base de la gastronomía, las materias primas que emplea cada cocina, independientemente de su localización, no suelen variar en exceso. Carnes de muy diversa procedencia, verduras y hortalizas de mil formas y colores, cereales como el arroz o el trigo, un buen surtido de pescados... productos cuyo resultado final dependerá de cómo los cocinemos y de qué tipo de saborizantes empleemos durante el proceso. Hay quien realza los sabores únicamente con una pizca de sal, otros salpimentan al gusto y los más osados y atrevidos se enzarzan con un sinfín de especias cuyo control sólo dominan unos pocos. En la elección de una u otra y la cantidad adecuada, está el secreto.

Hay tipos de cocina que no acostumbran a hacer ningún uso especial de determinadas especias, pero este no es el caso de la gastronomía libanesa, la cual busca crear fusiones de sabores en cada plato. Las especias realzan la naturaleza de cada ingrediente y le aportan un carácter potente y arrollador. Es el caso de las Siete Especias libanesas que no son sino una mezcla de especias cuya fusión otorgan ese sabor característico a nuestros platos. Canela, clavo, nuez moscada, pimienta negra, cilantro, comino y cardamomo. En ocasiones las dos últimas pueden ser sustituidas por pimienta blanca, pimienta de Jamaica, fenogreco o jenjibre. O sea, las cinco primeras son las que no deben faltar y las otras se pueden sustituir (o añadir) según el gusto del consumidor.

Además, de las siete, únicamente las variedades de pimienta son las que cuentan con matices considerablemente picantes pero su intensidad será directamente proporcional a la cantidad que echemos. Para efectuar la mezcla es tan sencillo como añadir la misma cantidad de unas y de otras. Una recomendación, si conservamos las especias en su versión entera, es decir, en grano, rama o similar, y las molemos con un molinillo al instante, el resultado será mucho más aromático y sabroso. Asimismo destacamos la importancia de guardar el producto de la molienda en un bote o frasco con tapa para que las especias no pierdan sus propiedades.

Una vez dispongamos de la mezcla de especias, tan sencillo como añadirla a nuestras recetas para otorgar a los platos ese toque oriental y exótico tan característico de nuestra cocina. Una fusión de sabores que no harán sino trasnportarnos a Oriente Próximo como si de un viaje sensorial se tratara. Se recomienda hacer uso de la mezca de Siete Especias libanesas con moderación… ¡Engancha!

< Volver